7a97e948356d6b1

Abengoa producirá queroseno, diésel y gasolina a partir de aceites vegetales

Repsol en España y Neste Oil en Finlandia son dos ejemplos de compañías que producen biocarburantes a partir de aceites vegetales con tecnologías que emplean hidrógeno en el proceso (HVO, hydrotreated vegetable oils).
La sevillana Abengoa acaba de anunciar que se suma a esta carrera con el desarrollo de una planta piloto que permitirá producir biocarburantes de segunda generación (queroseno, gasolina y diésel) a partir de “aceites de camelina y de aceites de pirólisis de diferentes biomasas lignocelulósicas”.

Hace unos días, la Compañía Logística de Hidrocarburos (CLH) daba a conocer los datos de distribución de biocarburantes en España durante 2012. Entonces destacaba que “más de 0,7 millones de metros cúbicos del biodiésel correspondieron a HVO o hidrobiodésel, biocarburante de segunda generación cuya utilización ha experimentado un gran desarrollo durante el pasado año”. Repsol en España y Neste Oil en Finlandia son dos compañías que producen este tipo de biocarburante que irá a más con proyectos similares, como el que acaba de presentar Abengoa.

En una nota de prensa difundida, la multinacional española, explicaba que “el objetivo es desarrollar una planta piloto que permita producir biocombustibles de segunda generación mediante una nueva tecnología”. “La finalidad –añaden– es obtener biocombustibles, a partir de biomasa, con propiedades similares a los combustibles líquidos derivados del petróleo”. Consideran que el biocarburante resultante de este proceso es muy similar a las mezclas tipo gasolina, queroseno y diesel y, por lo tanto, “se podría incorporar directamente a los actuales motores de combustión, sin ser necesario realizar ninguna adaptación en los mismos”.

Aceite de camelina y de pirólisis de biomasas lignocelulósicas
Fuentes de Abengoa precisaron con posterioridad que la tecnología se basará en el “proceso de hidro-desoxigenación (HDO) de aceites vegetales (aceite de camelina) y aceites de pirólisis de diferentes biomasas lignocelulósicas, a través del cual se obtendrían mezclas de hidrocarburos, tipo gasolina, queroseno y diesel”. El Ministerio de Economía y Competitividad financia el proyecto, a través del programa Innpacto, que promueve la cooperación entre organismos de investigación y empresas para el desarrollo de proyectos de I+D+i. Desde Abengoa no revelan si otras empresas o centros tecnológicos participan en la iniciativa.

Dentro de esta apuesta por los biocarburantes y en concreto por el etanol en Estados Unidos, la Cámara de Comercio del área de St. Louis volvió a reconocer a Abengoa Bioenergía (cuarto año consecutivo que lo hace) como una de las empresas más sobresalientes de dicho área. La multinacional sevillana es una de las empresas punteras a nivel mundial en I+D+I en temas relacionados con la producción de energía limpia y respetuosa con el medioambiente.
El Greater St. Louis Top 50 es un programa anual de galardones entregados por la St. Louis Regional Chamber and Growth Association para premiar a las mejores empresas de la región. Abengoa Bioenergía estableció sus oficinas centrales corporativas en el barrio de Chesterfield, en St. Louis, en 2002. Desde la compañía añaden que el reconocimiento se basó fundamentalmente en su calidad de “líder de la industria del etanol, comprometido con un crecimiento agresivo en todo el mundo, así como por su liderazgo en el desarrollo de nuevas y mejoradas tecnologías en cuanto a la producción de etanol, incluyendo algunas revolucionarias de segunda generación”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SOLICITA INFORMACIÓN O PRESUPUESTO