En 2012 se instalaron en España 160 MWt de solar térmica, un 17×100 menos

El pasado 26 de febrero se celebró la XIV Asamblea General de la Asociación Solar de la Industria Térmica (ASIT) en la que se presentaron los datos del mercado solar térmico en España, a partir de la encuesta realizada por la asociación el 2012 cierra con un sector solar térmico en una situación de «gran debilidad» tras los cuatro años sufridos de fuerte caída sostenida de su actividad.

Según reflejan los resultados de esa encuesta de actividad 2012, el pasado año se han instalado en España 160 MW térmicos (229.000 metros cuadrados), acumulando un retroceso del 14% en 2009 y 2010, otro retroceso del 21% en 2011 y una nueva caída del 17% en 2012, como se aprecia en la gráfica. En España hay 2.070 MWt acumulados (2,96 millones de m2).

“Los resultados de 2012 son víctima, y consecuencia lógica, de la falta de planificación y medidas de reactivación del sector, una situación que, sin duda, está íntimamente vinculada, a través del Código Técnico de la Edificación (CTE), con la espectacular caída de actividad sufrida por el sector de la construcción de nuevas viviendas”, destaca Pascual Polo, secretario general de ASIT.

Según la encuesta, la facturación del sector de solar térmica en España es de 183 millones de euros, y da empleo a 4.700 personas. La cuota de representatividad de ASIT, en cuanto a suministro de captadores, es del 96% del mercado.

Según el análisis de mercado de ASIT, basado en la información facilitada por sus asociados, el 83% del mercado serían instalaciones sujetas al CTE, el 15% instalaciones promovidas con los programas de ayudas de las CCAA y el resto captadores de plástico para el calentamiento de piscinas.

En cuanto al tipo y tamaño de las instalaciones, pese a que el porcentaje de instalaciones multifamiliares se mantiene superior a las unifamiliares, en 2012 ha ido creciendo significativamente la instalación de sistemas prefabricados respecto a 2011. Los captadores planos han supuesto el 65%, los sistemas prefabricados el 28%, los tubos de vacío el 6% y los captadores de plástico el 2%.

Expectativas del sector
“Poniendo el foco en el presente y futuro más inmediato, la situación del sector solar térmico exige actuaciones inmediatas, por parte de la administración competente, que logren cambiar la tendencia sostenida de caída en la actividad del sector.

Las actuaciones a las que se refiere ASIT serían:
– Consolidar su implantación en el CTE: información al usuario para que pueda reclamar sus derechos, control y certificación de instalaciones, desde el proyecto hasta su instalación y mantenimiento, apertura a las aplicaciones de climatización y apuesta real en la rehabilitación de edificios existentes.
– Incrementar la eficacia, como generadores de actividad, de las inversiones realizadas por la Administración a través de los Programas de Ayudas.
– Y sobre todo hay que abrir nuevos mercados donde la energía solar térmica pueda contribuir aportando energía, relacionados con los grandes consumos de calor. Es necesario cambiar la filosofía de las ayudas al metro cuadrado por incentivar la eficiencia de la instalación, al rentabilizarla gracias a su producción energética.

“Ese cambio de filosofía se hizo realidad a finales de 2011 con la publicación del Plan de Energías Renovables PER 2012-2020, en el que se incluía un mecanismo de incentivos al calor renovable, ICAREN –apunta Pascual Polo–. Pero el cambio de Gobierno y la coyuntura económica han provocado que se desestime el ICAREN, sistema que se basa en establecer un incentivo que percibiría la empresa de servicios energéticos (ESE) de forma que, según un modelo económico financiero, se hiciera viable su actividad y posibilite un cierto ahorro al usuario”.

El ICAREN es un sistema de apoyo directo a la producción de energía térmica donde una ESE, que transmite energía a un consumidor realizando una actividad económica, tiene derecho a recibir un incentivo por la energía renovable producida y facturada, según un modelo económico financiero que haga viable su actividad y posibilite un cierto ahorro al usuario. Este mecanismo abarcaría la actividad de suministro de energía térmica renovable, para distintas aplicaciones y a través de distintos fluidos, siempre que la energía sea facturada por una ESE a un consumidor final. Se establecerían y actualizarán mediante la regulación correspondiente y serían calculados de forma que las ESE obtengan la suficiente rentabilidad y el usuario un cierto ahorro económico.

“Nuestro sector está atravesando un momento crítico y decisivo a la vez, un sector gravemente afectado por la coyuntura económica pero que todavía cuenta con ilusión y con la suficiente voluntad para reinventarse desde la experiencia de una tecnología madura”, aseguran en ASIT. “Estamos trabajando para cambiar esta tendencia y volver a crecer hacia un mercado sostenible”.

Como siempre, desde Energía Solar Innovación SL seguimos apostando decididamente por la energía solar térmica. En nuestro último gran proyecto ejecutado se ha realizado el 100×100 de la climatización de la piscina municipal de Beniel mediante una combinación de biomasa y energía solar térmica.

Leave a Reply