El mundo sigue apostando por la energía solar fotovoltaica y Japón está apostando por las renovables después del desastre nuclear.
El mercado solar fotovoltaico japonés crecerá un 120% en 2013 e instalará más de 5 GW de nueva potencia, de acuerdo con un informe de IMS Research, compañía británica del grupo IHS especializada en análisis de mercados. El país nipón cuenta actualmente de los mayores incentivos que hay en el mundo a la FV.

El informe, “The PV Market in Japan”, indica que solo este trimestre, la FV crecerá en Japón en más de 1GW y el país se convertirá en el segundo mercado solar del mundo, tras China y por delante de Alemania y Estados Unidos. La explicación de este auge se encuentra en que la FV cuenta con un sistema de ayudas de hasta 42 yenes (0,34 €) por kWh, aunque, de acuerdo con el informe, es probable que esta cantidad se reduzca un 10% a partir del 1 de abril.

Ash Sharma, director senior de investigación solar de IHS, advierte, no obstante, que el incentivo de los 42 yenes es demasiado generoso, lo que podría conducir a un “sobrecalentamiento del mercado”. Sharma añade que el previsible recorte del 10% tendrá poco efecto tanto en las tasas de retorno como en la demanda del mercado. Y muchas plantas en promoción que ya optaron a la ayuda de los 42 yenes, seguirán recibiendo esta cantidad aunque se instalen después del 1 de abril.

El estudio pone de manifiesto, por otra parte, que las instalaciones fotovoltaicas nacionales están demostrando ser un salvavidas para las empresas japonesas del sector, que venden con altos márgenes de beneficios, pese a que su competitividad a nivel internacional es menor que la de compañías similares extranjeras. Los proveedores de kits FV para el sector residencial también están disfrutando de altos beneficios. “En Japón –explica Frank Xie, coautor del informe– los sistemas residenciales cuestan casi el doble que en Alemania”.

¿Mercado cerrado?
En cuanto a las empresas extranjeras, el estudio pone de manifiesto que aunque muchos proveedores estadounidenses y chinos están sirviendo módulos al mercado japonés, siguen siendo minoría y en gran medida es necesario recurrir a acuerdos y asociaciones con fabricantes japoneses para operar en el mercado, pese a que hay marcas extranjeras muy respetadas. “En pocas palabras, los clientes japoneses quieren módulos japoneses”, observa Sharma. Respecto a los inversores, las exigentes certificaciones obligan a rediseñarlos para poder ser instalados en Japón. Como resultado, el mercado de los inversores empieza a sufrir un cuello de botella.

Por último, el informe señala que los proyectos “megasolares”, de 2 o más megavatios, representan en torno a un 25% del total y están impulsando el rápido crecimiento de la FV en el país, pero este tipo de proyectos irá disminuyendo a partir de 2014, debido, en parte, a la escasez de terreno en Japón, según señala Xie. Por el contrario, la instalación en tejados comerciales, del rango de 10-50kW, tienen una alta demanda y gozan de los mismos incentivos.

Críticas al modelo Japonés
Japón ha adoptado el método de venta de energía a red varios años después que el resto de países. Es un modelo de primas generosas que sirve para lanzar la industria fotovoltaica y hacerla competitiva.
Desde Energía Solar Innovación SL creemos que el modelo que se debe favorecer en el momento actual es el del autoconsumo, ya que la energía solar fotovoltaica es competitiva actualmente por su momento de madurez.

En España la tasa de retorno para instalaciones de autoconsumo de aproximadamente 60 Kwh ya se sitúa en torno a los 4 años.

Leave a Reply