e980b6fc2e38227

La agencia Moodys revela que el descenso en el precio de la energía causado por las renovables está afectando negativamente a la calificación de las empresas de generación térmica europeas

Londres, 6 de noviembre de 2012
El aumento de energía renovable continuará erosionando la calidad del crédito de las principales empresas europeas de generación térmica en el corto y medio plazo a causa del descenso en el precio de la energía eléctrica y la incapacidad de las empresas de generación térmica de competir en precio con las renovables, dice el servicio técnico de inversiones de la agencia de calificación Moodys.

El nuevo informe titulado «European Utilities: Wind and Solar Power Will Continue to Erode Thermal Generators Credit Quality» está disponible en www.moodys.com.

El incremento de renovables ha tenido un profundo impacto negativo en los precios de la electricidad y la competitividad de las empresas de generación térmica de Europa», dice Scott Phillips, un asistente del vicepresidente de la agencia y analista financiero de la compañía. Las empresas de generación térmica que antiguamente eran consideradas empresas estables ven ahora su modelo de negocio seriamente interrumpido, y se espera que el aumento constante en la producción de energía renovable afecte más aún a la solvencia de estas.

Moodys nota que muchos países de Europa están considerando la inclusión de pagos por capácidad subvenciones a la empresas de generación térmica para incentivar que estas empresas sigan activas.

La comisión Europea sigue tratando de resolver el problema del equilibrio de potencias y los problemas de estabilidad mediante la inter-conexión eléctrica, que sería muy beneficiosa para España al poder exportar más energía de la que ya exportamos (España tiene balance positivo), y que podría traer mucha inversión del resto de Europa en renovables a España debido a que tenemos condiciones óptimas tanto solares como eólicas.

Si la inter-conexión se hace una realidad, España podría ser el gran generador de energía renovable de Europa y podría exportar energía a gran parte del continente.

El «tercer paquete» tiene como objetivo eliminar algunas de las barreras, pero su desarrollo está todavía sujeto a obstáculos regulatorios, políticos y financieros.

Hay que tener en cuenta que muchos países (como Francia que pararía paulatinamente su importante industria nuclear) podrían ver perjudica su industria en beneficio de otros como España que estarían muy beneficiados por una interconexión Europea al tener una condiciones propicias para las renovables que traería inversión del resto de Europa.

La preferencia por un modelo totalmente regulado, con tarifas respaldados por los consumidores, podría ser un punto de fricción debido al impacto sobre las tarifas y el impacto en los precios de la electricidad en las regiones bajas de precio podría ser un obstáculo político más.

Algunas empresas europeas están considerando la posibilidad de almacenamiento de electricidad como un medio para gestionar el impacto de los aumentos en la energía renovable.

Con la energía termosolar se puede almacenar energía durante 3 días, por lo que ahí se acaba el problema de intermitencia de la energía renovable y empieza el verdadero quebradero de cabeza de las empresas térmicas, que solían acusar a las renovables de su falta de estabilidad.

En Italia, la Red Eléctrica Nacional ha destinado 1 billón de euros para invertir en baterías y E.ON ha iniciado la construcción de una planta de 2 megavatios de electrólisis de hidrógeno en Alemania.

Mientras que estas nuevas tecnologías están actualmente en pequeña escala y el coste prohibitivo, Moodys advierte que el almacenamiento tiene el potencial de afectar negativamente aún más los precios máximos de potencia y aumentaría la competitividad de las energías renovables – un crédito negativo para los generadores térmicos.

Las generadoras térmicas europeas pueden esperar nuevas políticas favorables tales como pagos por capacidad, pero estos pueden ser difíciles de conseguir en el contexto de la asequibilidad. En última instancia, las empresas de renovables, servicios y operadores de redes pueden verse obligados a una batalla de lobby para conseguir una parte del bote total de ingresos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SOLICITA INFORMACIÓN O PRESUPUESTO